jueves, 7 de agosto de 2014

EL SEÑOR K EN CASA AJENA - BERTOLT BRECHT


El señor K. en casa ajena 
Cuando el señor K. se alojaba en casa ajena, lo primero que hacía, antes 
de retirarse a dormir, era buscar todas las salidas que tenía la casa en cuestión. 
Cuando le preguntaron el porqué, el señor K. contestó con cierto empacho: 
—Es una vieja manía. Soy partidario de la justicia; por eso me gusta que 
la casa que habito tenga más de una salida. 

No hay comentarios: